viernes, 1 de julio de 2016

Mari Fe González: belleza y sacrificio

Hace ya algunos días tuve la oportunidad de entrevistar a Mari Fe González, la ganadora del Bodyfitness Open 2016 Copa Verónica Gallego, nuestra clienta y alguien de quien presumir… ya sabéis como nos gusta! 

¿Cuál es tu dieta?

Siempre me cuido, me gusta cuidarme. Cuando entro en fase de competición, estoy a dieta siempre. Son dietas a diferentes fases, algunas más intensas y otras más relajadas. Yo hago tres saltos a la semana, aunque en teoría tendría que ser sólo uno…


Ahora mismo llevo seis meses en una dieta súper estricta. Seis meses sin comer paella, helado, pastel, bravas o vino. No pienses que no me gusta comer, a mí me gusta comer como la que más. ¡Es un sacrificio! Y esta es mi dieta normal con sus subidas y bajadas. Ahora bien, dos meses antes de la competición hacemos auténticas locuras.

¿Cómo por ejemplo?

Como estar un mes entero comiendo pescado blanco, únicamente.

¿Desayunar pescado?

Si, desayunar pescado después de haber estado caminando una hora a 140 pulsaciones. Auténticas locuras, que no son buenas para tu salud.

Y… ¿no sé supone que el ejercicio tendría que ser saludable?

No conozco ningún deporte en competición que sea saludable.  Piensa en los corredores de Fórmula 1 que pierden 3 kilos en 2 horas…. O un ciclista, que para mí es el deporte más peligroso.

¿Cómo empezaste en esto?

Con 14 años decidí que me quería dedicar a esto. Fui a una competición con mi cuñado a una feria. No me olvidaré nunca, una mujer francesa, con su bikini de lentejuelas, encima del escenario, con músculo, con su tinte, con su melena…. ¡Y dije yo quiero hacer esto! Fui corriendo donde mis padres y les dije lo que quería. Ellos me dijeron que hasta que me fuera de casa nada.

¿Y eso?

Pues porque todos los deportes tienen su lado oscuro. Y este deporte que es tan estético, más. Así que hasta que me fui de casa, no empecé.

¿Cuándo fue eso?

A los 26 años. Yo se lo agradezco a mis padres, porque en mi categoría hay que tener mucha madurez psicológica. Piensa que te están valorando físicamente constantemente. Te pones delante de diez jueces, 95% de ellos hombres que valoran tu cuerpo. ¿Cómo está? ¿Qué grasa tienes?... esto puede afectar negativamente a una persona muy joven. En este sentido tengo que decir que hay categorías más suaves, que recomiendo a las personas jóvenes que comienzan en esta bonita disciplina.



Los jueces son todos hombres… ¿Es este un deporte masculino?

La base de este deporte, como en todos, comenzó con las categorías masculinas. Y los jueces, bueno el machismo. Las mujeres entramos cuando el deporte se flexibilizó abriendo nuevas categorías. Este cambio también ha hecho que el deporte sea mejor aceptado socialmente.

Piensas que el culturismo está mal visto… ¿es porque rompéis el canon de belleza femenina?

Rompemos totalmente el canon, no somos la feminidad personificada. Cuando te metes en un deporte tan estético como este tienes que tener esto claro, o gustas, o no gustas. Y no estoy hablando de los jueces, sino a nivel general.

Pero hacéis cosas muy femeninas… ¿vuestros bikinis, las uñas decoradas, los tacones…?

Si exacto has dado en la clave, en el escenario exageramos todo lo que podemos aportar en feminidad. Incluso el ‘posing’, que es una parte clave en la competición. Yo soy profesora de posing y te puedo decir que se invierte mucho dinero en este tema.

Así pues, este es un deporte totalmente físico. ¿No tenéis preguntas como en los concursos de belleza?

Ojalá! A mí me gustaría… ya ves que hablar me encanta! (se ríe)

Me has mencionado mucho la categoría en la que compites, ¿Cuál es?

La mía es una categoría intermedia… no se valora tanto la belleza facial como en las categorías más suaves, pero tampoco están buscando una chica excesivamente musculada. Cuando la gente me ve fuera de competición, piensa que soy una deportista, tipo nadadora… no suelen pensar en culturismo al verme.

Si claro por la espalda…

Si de hecho en mi categoría se busca este tipo de cuerpo. En todos los deportes hay unos mínimos de código genético necesarios. Aquí se espera que una vez eliminada la película de grasa del cuerpo, la estructura ósea acompañe. Yo reconozco que he escalado muy rápido, porque mi estructura corporal me favorece para este deporte. ¡Ya ves! no me tocó pecho en el reparto, pero me tocó una buena estructura clavicular.

Lo del pecho tiene fácil solución. ¿Te operarás?

Esta es mi cruzada. Me lo preguntan incluso jueces durante las competiciones. Es un tema de orgullo… ¿por qué si lo que se valora es mi musculatura, yo tengo que tener pecho para ganar? ¡No pienso ceder! Yo no tengo complejos, no me ha supuesto un hándicap a nivel personal, porque tengo que hacerlo por la competición. No pienso operarme hasta que haya ganado mi primer campeonato internacional, no me operaré.

Hay mucha hipocresía en este tema. En las categorías masculinas están prohibidos los implantes de glúteos y de gemelos. ¿Por qué la normativa es diferente en las mujeres? Me reservo mi derecho a pataleta, por dignidad. Además, ahora en un mundo de mujeres operadas, las del pecho natural llamamos más la atención.



Volvamos a la dieta, ¿Qué echas más de menos… los helados, la paella, la cerveza?

La paella con diferencia… y una copita de vino. En este mundillo sabes cuando alguien ha pasado hambre, porque echa de menos el salado, no los dulces. Y es que realmente pasas hambre, el que te diga lo contrario te miente. Un plato de lentejas de la yaya, un bocadillo de jamón… que ganas… cambiemos de tema por favor!

Para cerrar ¿cuéntame porque vienes al Centro de Imagen Marisol Jiménez?

Para mi venir aquí es sentirme mujer… es lo que siento cuando entro por esa puerta. A parte de que trabajan con buenas marcas y con productos de calidad, la atención es clave. ¡Aquí el trato  es espectacular! Me hacen sentir bien como mujer y como persona.

Y algo muy importante para mí, la sinceridad con la que me tratan. Siento que se preocupan por mí, porque tenga los mejores cuidados, sin ir a por mi pasta. El interés no es por vender, sino por fidelizar al cliente. Esto lo valoro muchísimo.

¿Y qué te haces?

¡TODO! Vengo una vez por semana porque siempre tengo algo. Manicura, pedicura, extensiones de pestañas, exfoliación, limpieza de cutis, masaje… todo! Para mí es el dinero mejor invertido del mundo, es mi única manera de mantearme bien cuidada. Aquí me asesoran. De hecho en mi se ha notado una evolución en el cuidado de la belleza desde que vengo al centro. Se han convertido en una parte de mi éxito.